sábado, 10 de julio de 2010

Balance de las Primeras Jornadas de Historia Reciente del NOA




Por Mariana Gudelevicius (CONICET-UBA-PHO)

“No se trata sólo de que el silencio pueda o no ser elocuente, sino de sus variados sonidos posibles, sus resonancias, sus raíces, sus prolongaciones actuales”.

(George Steiner)

I Reseñar unas jornadas científicas implica no sólo realizar un balance de las actividades desarrolladas sino también dar cuenta de los efectos que genera. La reflexión de George Steiner resulta significativa para comentar la experiencia llevada a cabo entre los días 1 y 2 de julio del corriente año en instalaciones de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Tucumán, Argentina. Durante esos días se desarrollaron las Primeras Jornadas de Historia Reciente del NOA con la participación de investigadores, docentes, estudiantes y público en general. Las mismas, fueron declaradas de Interés Público por la Municipalidad de la ciudad de San Miguel de Tucumán.
La iniciativa surgió de la Asociación de Historia Oral del Norte Argentino (AHONA), concretando el compromiso asumido por sus integrantes un año atrás. Colaboraron en la organización, la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT y el Archivo Histórico de esa Unidad Académica. Asimismo, las Jornadas contaron con el auspicio del Consejo de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT, de la Universidad de Salta y de la Asociación de Historia Oral de la República Argentina.


Durante dos intensos días, se desarrollaron conferencias, paneles, mesas de trabajo, proyección de documentales y presentación de libros. Las actividades fueron variadas y complementarias. Destacados especialistas como Inés Izaguirre (Facultad de Ciencias Sociales de la UBA e Instituto Gino Germani), Nélida Agüeros (Programa de Historia Oral barrial de la municipalidad de Córdoba), Adriana Ezchezuri (Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires) o Josefina Racedo (Instituto de Rescate y Revalorización del Patrimonio Cultural) compartieron sus experiencias de trabajo con un público interesado en las propuestas planteadas. Asimismo, los investigadores que participaron en las distintas mesas, hicieron aportes significativos a través de la diversidad y calidad de sus ponencias.

Bajo la consigna “Memoria, fuentes orales y ciencias sociales”, los participantes buscaron desentrañar aspectos de nuestro pasado reciente. Pasado que, como planteara Jean Chesneaux, es una zona violentamente disputada. Como muestra de esa situación, a pocas cuadras del encuentro académico, se llevaba a cabo la lectura de alegatos del Primer Juicio Oral y Público por delitos de lesa humanidad cometidos en el Centro Clandestino de Detención Jefatura de Policía. En este juicio, se juzga a Luciano Benjamín Menéndez, Roberto "Tuerto" Albornoz, Luis Armando De Cándido y Carlos De Cándido, altos mandos militares responsables de la represión genocida en la provincia entre 1975 y 1983.

En ese sentido, las Jornadas mostraron cuán necesaria es la apertura de espacios de diálogo y crítica en una sociedad donde unos apoyan el bussismo y otros deben convivir con el olvido y el silencio.

II Las Jornadas comenzaron con una Conferencia inaugural a cargo de la decana de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT, la Dra. Judith Casali de Babot. Minutos antes, el historiador Rubén Kotler, presidente de AHONA y uno de los organizadores del encuentro, pronunció un emotivo discurso de apertura. Sus palabras invitaron a reflexionar sobre el rol de los cientistas sociales, la complejidad de los procesos sociales, la relación entre historia y memoria y la articulación entre pasado, presente y futuro. El discurso incluyó la mención a los Juicios y frases de Howard Zinn, luchador fallecido en enero de este año.

Con el sol entibiando la mañana invernal, el acto de apertura dio lugar a las mesas de trabajo Territorio, Memoria e Identidad y Derechos Humanos. En la primera, los investigadores ofrecieron estudios de caso y procedimientos para analizar procesos sociales de construcción de memoria e identidad. Celebraciones, espacios significativos y experiencias locales permitieron contextualizar dichos procesos. En la segunda, el tema central fue la reflexión sobre la historia reciente tucumana y la memoria social sobre ese pasado aunque las interpretaciones permitieron también repensar la historia reciente de nuestro país.
Al mediodía, las Jornadas se trasladaron a la Casa Histórica donde, en una ceremonia muy cálida, se homenajeó a los profesores María Victoria Dappe, Nilda Benaglio de Jerez y Carlos Lau en el Día del Historiador.

Por la tarde, nuevamente en las instalaciones de la facultad, tuvo lugar la mesa Educación. Varios investigadores ofrecieron a los asistentes un recorrido por distintos momentos de la historia del movimiento estudiantil y de los docentes, particularmente de Tucumán. Las ponencias rescataron una rica tradición de lucha de maestros y estudiantes universitarios.

Paralelamente, se desarrolló el primero de los paneles especiales: Memoria y Militancia. Coordinado por Gustavo Cortés Navarro y Gustavo Correa, se escucharon las historias de vida de Gerardo Bavio, Francisco Viechio y Hugo Sánchez, militantes peronistas de los años ’70. En sus voces, los participantes del panel pudieron sentir, de modo vivencial, aquello que es la base de la historia oral: el testimonio.

El encuentro del día jueves concluyó con la conferencia del rector de la Universidad privada San Pablo-T, Dr. Juan Pablo Litchmajer. Luego se proyectaron los documentales Fany Edelman. La historia de una vida excepcional (Barela, Luverá, Ezchezuri y Canali) y Hcpunk en Tucumán.10 años de rock y autogestión (Giori y Gómez)

El viernes continuaron las jornadas. A lo largo del día se sucedieron distintas mesas de trabajo. Por la tarde, tuvo lugar la presentación de libros y revistas. A la noche, documentales.

En la mesa Violencia política y Memorias de la represión se trabajaron dos ejes. El primero abordó el tema de las representaciones sociales del pasado reciente junto al análisis de procesos históricos como el Operativo Independencia y el Operativo Cóndor. El segundo, ahondó en análisis sobre el movimiento obrero, las organizaciones armadas, y la cultura política en general. En conjunto, las propuestas articularon historia y memoria de la lucha de clases en Argentina. Por otra parte, la mesa Cultura, Arte y Narrativa ofreció un espacio para investigadores que incorporan narrativas literarias y producciones cinematográficas para analizar el pasado reciente. Esta propuesta mostró cómo el estudio de la Historia Reciente es un campo fértil para la utilización de fuentes diversas como las audiovisuales, la literatura o los tradicionales documentos escritos. En Investigación y Fuentes orales los asistentes pudieron apreciar, de la mano de los investigadores presentes, no sólo las posibilidades de trabajo con fuentes orales sino, especialmente, el significado de hacer Historia Oral.

El viernes también se desarrollaron paneles especiales. Por la mañana, Historia Oral y Educación e Historia Oral y Metodología reunieron a panelistas de reconocida trayectoria. Coordinado por la Lic. Melina Lazarte Bader (AHONA), el panel sobre historia oral y educación presentó a la historiadora Lucía Vidal quien expuso sobre su experiencia de trabajo en pueblos azucareros; al historiador Daniel Jiménez, quien reflexionó sobre el uso de la Historia Oral en la investigación histórica y a la especialista Adriana Ezchezuri, que narró la experiencia de los Talleres de Historia Oral para docentes impulsada desde el Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires. El panel confirmó una tendencia en aumento que refiere al uso de la Historia Oral como recurso invalorable en el aula. Para los asistentes, fue invalorable la oportunidad de dialogar con los expertos.

El panel sobre historia oral y metodología fue un deleite para los interesados en desarrollar proyectos comunitarios. De la mano de las especialistas Nélida Agüeros, directora del Programa de Historia Oral barrial de la municipalidad de Córdoba y Josefina Racedo, directora del Instituto de Rescate y Revalorización del Patrimonio Cultural (CERPACU), el encuentro ofreció ejemplos de cómo trabajar de manera interdisciplinaria la historia, la memoria y las subjetividades de grupos y lugares. Agüeros narró su experiencia de trabajo en barrios de la provincia de Córdoba y Racedo sobre comunidades indígenas tucumanas.

Cerca del cierre de las Jornadas, el panel Historia Oral y Memoria, condensó el clima vivido durante los dos días. Coordinado por Mariana Gudelevicius, María Belén Menéndez y Valeria Snitcofsky, (miembros del Proyecto Historia Oral, memorias e identidades, dentro del Programa de Historia Oral de la UBA), la propuesta articuló experiencias y reflexiones en torno a las características de los proceso sociales de la memoria en la región del NOA y las particularidades locales dentro de la misma. Los invitados fueron Felicidad Carreras, familiar de desaparecido e incansable luchadora de los Derechos Humanos en Tucumán y en Belén, Catamarca; Inés Izaguirre, docente e investigadora de vasta trayectoria y vicepresidenta de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos; Rubén Kotler, docente, investigador de movimientos de Derechos Humanos y presidente de AHONA. Asistieron también, familiares de desaparecidos durante la última dictadura argentina. Los panelistas y el público presente compartieron un extenso diálogo, no exento de debates, que invitó a pensar, sentir y actuar.

El balance final estuvo a cargo de los organizadores de las Jornadas. El encuentro finalizó con una muestra más de la hospitalidad de los anfitriones: empanadas y vino para amenizar la despedida.

III Encuentros como este, hechos a pulmón y por jóvenes con iniciativa constituyen un espacio de apertura y renovación. El primer paso fue dado. Esperamos que continúe dando sus frutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada